Estás aquí
Inicio » Cultura

Para entendernos mejor: Acentuación (Segunda Parte)

Por: Sergio Luis Pérez Hernández

– No hay donde/dónde meterlo. Los relativos pueden tildarse o no cuando es posible pronunciarlos átonos o tónicos con verbos como haber, tener, buscar, encontrar, necesitar…: No tengo a quien/quién contárselo; Tengo a quien/quién parecerme; No hay donde/dónde meterlo; Buscan como/cómo subirlo a lo alto; No descubro como/cómo hacerlo.

– No tienes por qué hacerlo. Se pronuncia siempre tónico y se tilda el pronombre qué precedido de por en casos como estos: No tienes por qué hacerlo; No tiene por qué ser así; No hay por qué decir eso.

– No tiene que leer, frente a No tiene qué leer. En algunos contextos, el sentido de un enunciado puede variar según si se utiliza que o qué, quien o quién, cómo o como, etc.: No se acuerda de quien vino ‘no tiene presente a la persona que vino’, pero No se acuerda de quién vino ‘no se acuerda de qué persona fue la que vino’. Busca donde está Juan ‘haz la búsqueda en el lugar donde está Juan’, frente a Busca dónde está Juan ‘investiga en qué lugar está Juan’. No tiene que leer hoy ‘no está obligado a leer hoy’, frente a No tiene qué leer hoy ‘no tiene ningún libro para leer hoy’. No hay como sacarlo fuera para que esté bien ‘no hay nada mejor que sacarlo fuera para que esté bien’, frente a No hay cómo sacarlo fuera para que esté bien ‘no hay manera de sacarlo fuera para que esté bien’. Observó como/cómo se iban. Con verbos como observar, ver, oír, comprobar, contemplar y en algunos casos concretos explicar, señalar o relatar, como se entiende de forma similar a que y cómo se interpreta de forma similar a de qué manera.

– Óscar, PANADERÍA. Las mayúsculas se deben tildar igual que las minúsculas: Óscar, PANADERÍA… Las Academias nunca han establecido una norma por la que no hubiera que tildar las mayúsculas.

– superbién, preví. Las palabras prefijadas deben someterse a las reglas de acentuación como cualquier otra palabra del español: superbién, preví.

– decimocuarto, lógico-matemático. En los compuestos sin guion, el primer elemento pierde su tilde si la lleva y la palabra se acentúa de acuerdo con las reglas como si fuese simple: decimocuarto (de décimo y cuarto), cumulonimbo (de cúmulo y nimbo), farmacorresistente (de fármaco y resistente), también (de tan y bien). En los compuestos con guion, cada elemento conserva la acentuación gráfica que le corresponde como palabra independiente (a pesar de que el primer elemento pueda pronunciarse átono): lógicomatemático, lingüístico-literarias, político-administrativa…

– deme, estate, perdónala. Los resultados de la combinación de las formas verbales con pronombres se tildan como si fuesen palabras simples, siguiendo las reglas generales de acentuación: deme (de dé y me); perdónala (de perdona y la); estate (de está y te); comiéndose (de comiendo y se); tráigamelo (de traiga, me y lo)…

– pág., cént., M. Á. Cuando las abreviaturas de una palabra con tilde contienen la vocal tildada, esta debe conservar su tilde: pág. (de página), cént. (de céntimo), M. Á. (de Miguel Ángel). 77. LA, CIA, Fundéu. Las siglas escritas en mayúsculas no llevan nunca tilde: CIA. Por tanto, no conservan la tilde de las palabras plenas: LA (de Los Ángeles), EAU (de Emiratos Árabes Unidos)… Sí se tildan los acrónimos que han pasado a escribirse en minúsculas o solo con mayúscula inicial: láser, Fundéu.

– Puesto que son elementos de uso internacional, los símbolos se deben escribir sin tildes: a (símbolo del área), lim (símbolo del límite)…

– díver, Dépor. Los acortamientos se tildan como palabras nuevas de acuerdo con las reglas: díver (de divertido), fácul (de facultad), Róber (de Roberto), Dépor (de Deportivo de La Coruña), bus (de autobús), Atleti (de Atlético de Madrid), peli (de película), ulti (de último)…

– Álvaro, Ségolène, Yénifer. Los nombres propios del español deben acentuarse como las demás palabras: Álvaro, Benítez… Solo los nombres propios que no se consideren pertenecientes al español conservarán la acentuación original de su lengua: del vasco Iker (si se adapta, Íker) o Aranzabal (si se adapta, Aranzábal); del catalán Núria (en español, Nuria), Bernabeu (en español, Bernabéu)… Otros: Ségolène, Björn, António Guterres (en portugués)… No son válidos híbridos como UJénnifer: o se escribe Yénifer a la española o se opta por la forma original Jennifer.

– José María, Álvarez-Giménez. En los nombres propios compuestos escritos en varias palabras, todos los elementos conservan su acentuación a pesar de que puedan pronunciarse átonos: José María, José Luis, María Luisa. Es posible, no obstante, optar por la grafía univerbal; en ese caso, las reglas de acentuación se aplican sobre la voz compuesta resultante: Josemaría. Los apellidos compuestos escritos con guion conservan la acentuación gráfica de sus dos elementos: ÁlvarezGiménez, Sánchez-Dueñas.

– et alii, pero currículum. Los extranjerismos crudos conservan los signos diacríticos de su lengua original: déjà vu. Por esta misma razón, los latinismos y las locuciones latinas, tratados como extranjerismos sin adaptar, no deben tildarse: ibidem, et alii… Sí se someterán a las reglas de acentuación del español aquellos latinismos que se consideren adaptados e incorporados al léxico español: afidávit, currículum, déficit, ultimátum…

– Síííííííí. En las palabras en las que se repite alguna letra para reflejar un alargamiento expresivo en la pronunciación, si la letra repetida es una vocal con tilde, se debe tildar en todas las repeticiones: Sííííííííí; Estoy aquíííííí; Mamáááááááá.

– Algunas palabras se pueden acentuar prosódica y gráficamente de distintas maneras sin cambio de significado, como en los siguientes casos:

  1. adecua/adecúa. Algunas formas de ciertos verbos terminados en uar o -iar: adecua/adecúa, agría/agria…
  2. olimpiada/olimpíada, cardiaco/cardíaco. Palabras terminadas en iada/-íada, -iodo/íodo, -iaco/íaco: olimpiada/olimpíada, periodo/período, amoniaco/amoníaco, cardiaco/cardíaco, maniaco/maníaco…
  3. alveolo/alvéolo. Palabras procedentes del diminutivo latino -ŏlus, ŏla: alvéolo/alveolo, bronquiolo/bronquíolo, rubeola/rubéola…
  4. mamá/mama, José/Jose. Variantes según niveles y registros: mamá (más culto) / mama (popular y rural); José, Rubén (formal) / Jose, Ruben (coloquial).
  5. chofer/chófer, futbol/fútbol. Algunas palabras con variación entre el español de América y el de España, como en los siguientes casos (primero se ofrece la forma americana): chofer/chófer, futbol/fútbol, ícono/icono, video/vídeo… A esas se suman las palabras terminadas en -sfera, que son llanas en España (ionosfera, estratosfera, biosfera…), salvo atmósfera, pero en América tienden a usarse como esdrújulas (atmósfera, ionósfera, estratósfera, biósfera…).

– paragüero y pingüino, pero guillotina, guerra o paraguas. La diéresis (¨) solo se emplea hoy con carácter general en español para indicar que una u precedida de g y seguida de e o i se pronuncia. Así, se sabe que la u de pingüino se debe pronunciar, pero no la de guillotina, igual que se pronuncia la u de desagüe, pero no la de guerra. Otras palabras que se escriben con diéresis en español son paragüero, lingüista, lingüística, vergüenza, antigüedad, ambigüedad, cigüeña, agüita, pedigüeño, Argüelles, averigüe… No se deben escribir con diéresis, por el contrario, las palabras en las que la u se pronuncia, pero aparece ante una vocal distinta de e o i: paraguas, ambiguo, aguadilla, antiguo, guante, averiguar…

Deja una respuesta

Top