Estás aquí
Inicio » Histórico

Una traición a los ideales de José Martí

La firma de la cesión del territorio de Caimanera a EE. UU. para implantar una base naval contra la voluntad popular, el 16 de febrero de 1903, por el entonces presidente de Cuba, Tomás Estrada Palma, significó una traición a los ideales de José Martí y del Partido Revolucionario Cubano (PRC).

El convenio para el establecimiento en la mayor de las Antillas de estaciones carboneras y navales, fue firmado por el entonces presidente William McKinley en marzo de 1901. El texto conocido como Enmienda Platt se convirtió en una acción injerencista mientras el país estaba ocupado por el ejército norteamericano.

Este escrito estaba conformado por ocho artículos , y fue impuesto a la primera Constitución de la República de Cuba, elaborada por la Asamblea Constituyente de 1901, bajo la amenaza de que, si no la aceptaba, Cuba seguiría ocupada militarmente.

El artículo VII establecía la cesión de porciones de suelo cubano dedicadas a estaciones navales «para poner en condiciones a Estados Unidos de mantener la independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa».

En el artículo VI sobresalía el error geográfico del “Tratado de París”, al referirse al territorio insular como una isla y no como un archipiélago, para disponer que el estatus de Isla de Pinos (actual municipio especial Isla de la Juventud) sería determinado en un futuro acuerdo con la nación caribeña.

La devolución de los terrenos que ocupa la Base Naval es un reclamo permanente de la Revolución cubana desde 1959, y cuenta con el respaldo, no solo del pueblo cubano, sino de la comunidad internacional.

Deja una respuesta

Top