Estás aquí
Inicio » Informativos

Una mirada diferente a Partagás en el Festival del Habano

La conferencia magistral La marca Partagás vista a través de la Vitolfilia, impartida a dos manos por el Dr. Fernando González García, presidente de la Asociación Vitolfílica de Cuba, y la MSc. Zoe Nocedo, presidenta del proyecto Amigas del Habano, abrió el Seminario Internacional del Festival del Habano 2023.

La vitolfilia es el coleccionismo de anillas de tabacos y el conocimiento que se tiene sobre ellas, lo que etimológicamente se puede interpretar como una afición por las vitolas.

Un minucioso trabajo investigativo ha permitido recorrer casi 180 años de historia de Partagás, a través del coleccionismo y el estudio de anillas, etiquetas, habilitaciones, cajas o envases, marquillas, pipas, boquetones, piedras litográficas, hierros, fosforeras, ceniceros, tapaclavos, pruebas de impresión, documentos relacionados con el tabaco y otros elementos que tienen que ver con esa marca.

Luego de evocar al catalán Don Jaime Partagás y Rabel, fundador de la marca, en 1845, el Dr. Fernando presentó las primeras etiquetas de las marcas originales, como La Flor de Cabañas, Partagás y Compañía (1849) y otras que muestran las medallas de oro obtenidas por la Flor de Tabacos de Partagás y Compañía en exposiciones internacionales de 1855, 1862 y 1867.

Las habilitaciones, según su denominación más genérica, son las etiquetas que se utilizan para cubrir, por dentro y por fuera, las cajas de puros. Cada etiqueta cumple una función diferente y su objetivo es identificar y personalizar su contenido, además de adornar y sellar las cajas de Habanos.

Algunas de las habilitaciones son: el filete, una cinta larga y estrecha pegada en todas las aristas para sellar las cajas que sirve de adorno y evita que el aroma de los puros se escape a la atmósfera; la papeleta, una etiqueta de forma cuadrada, rectangular, oval o irregular, que se pega cubriendo parcialmente tres lados de la caja, a modo de sello de garantía; el sello oficial de garantía que se coloca en todas las cajas de puros destinadas a la exportación.

Se incluyen también: el tapaclavo, que servía para ocultar los clavos que cerraban las cajas, y que actualmente ya casi no se usan pues se han remplazados por cierres y otros recursos más estéticos; el costero, que se coloca en los costados de las cajas y sirve a fines de inventarios, pues en este se registran datos sobre el fabricante, la vitola, tipo de tabaco y cantidad de puros contenida en la caja; el bofetón, el cual va pegado por su borde inferior, en el lado frontal interior de la caja, y cae por encima de los puros protegiéndoles y separándoles de la tapa; y la vista, que va pegada a la cara interior de la tapa, frecuentemente la habilitación más bella, y lleva información sobre la marca y el fabricante.

Antes de concluir, el Dr. Fernando González felicitó a los coleccionistas cuyas piezas fueron presentadas en imágenes, verdaderos artífices de esta reconstrucción histórica, porque gracias a ellos se conservan muchos de estos elementos.

Por su parte, Zoe Nocedo mencionó las ediciones especiales de humidores y vitolas de Partagás que han sido lanzadas en sus aniversarios cerrados 150, 155, 160, 165 y 170, y explicó la evolución de humidores, cofres, petacas catálogos y anillas que son también atesorados por los coleccionistas.

Como colofón de la sesión, la presidenta de Amigas del Habano reconoció a los trabajadores de la industria tabacalera, que recibieron el aplauso de los asistentes.

(Tomado de Excelencias Cuba)

Deja una respuesta

Top