Estás aquí

Solidaridad detrás de una carta

La activista Merriam Ansara, miembro de la Junta de Acción por la Paz de Massachusetts, informó al medio de comunicación Prensa Latina que el pedido de remover a Cuba de la lista de patrocinadores del terrorismo y que el presidente Joe Biden cumpla sus promesas es un hecho claro.

Según escribe el portal, Ansara mencionó los esfuerzos de su organización detrás de la reciente carta enviada a Biden por la delegación de Massachusetts en el Congreso Federal.

Como parte de una campaña que inició hace ocho meses para unificar dicho estado en el pedido de que la mayor de las Antillas sea retirada de la SSOT (sigla en inglés de Estado Patrocinador del Terrorismo), enfatizó que el primer paso es el llamado de nuestros representantes.

“Ahora vamos a pedir a nuestros representantes electos y senadores en la legislatura estatal que envíen una carta similar a Biden, y luego le preguntaremos a nuestro Gobernador”, anticipó.

Comenzamos esta campaña en junio pasado, con misivas de los electores a cada uno de nuestros representantes y senadores en el Congreso pidiéndoles que instaran al presidente Biden a eliminar a Cuba de la SSOT, relató.

“Los representantes Ayanna Presley y Jim McGovern escucharon el reclamo de sus electores e iniciaron la carta actual. Trabajamos duro para apoyar la carta y convencer a nuestros senadores y representantes para que la firmaran”, subrayó.

Un artículo del diario The Hill, publicación especializada en temas políticos y del Congreso publicó el martes la misiva, también firmada por los senadores Elizabeth Warren y Ed Markey, y los representantes Seth Moulton, Lori Trahan y Stephen Lynch.

El presidente Barack Obama (2009-2017) eliminó a Cuba de la lista en 2015 tras admitir que Cuba no es patrocinador de actos terroristas, pero una semana antes de abandonar la Casa Blanca, Donald Trump reimpuso la designación.

En otras palabras, este es un movimiento de base del pueblo de Massachusetts, así como la voz de nuestros funcionarios electos, recalcó la activista.

“El punto importante que quiero destacar es, además de la solidaridad con Cuba, que sí existe, es que a la gente de Massachusetts, así como a la de Cuba, le interesa restablecer las relaciones normales”, subrayó.

Para Merriam sería hermoso que continúen esos nexos, porque en Massachusetts hasta “se cultivaba la capa de puros cubanos en Whately, cerca de donde vivo”, añadió.

Pero «un científico cubano estuvo cerca de crear una vacuna contra el dengue en los laboratorios de Harvard cuando el entonces presidente George W. Bush suspendió las visas en 2004», comentó.

También «Revere Sugar, cuyo principal proveedor era Cuba, tiene su sede en Boston, cerca del puerto donde los barcos iban y venían. El jardín botánico más importante fue el proyecto conjunto entre Harvard en Massachusetts y Cienfuegos», argumentó.

Massachusetts es un centro de biotecnología. Entonces sí, solidaridad pero aún más, acotó Merriam.

Según ella “sacar a Cuba de la lista es algo que Biden puede hacer, y a la mayoría del Partido Demócrata le conviene que lo haga”, porque “está cayendo en las encuestas”.

“Los votantes jóvenes, en particular, le están dando la espalda (a Biden). No votarán por Trump. Simplemente no acudirán a las urnas. Trump no sólo es malo para el país. Es malo para Massachusetts, donde no tiene respeto por nosotros, por nuestras tradiciones”, advirtió.

Merri Ansara lleva a Cuba en el corazón, hija de padre de origen árabe y madre de ascendencia rusa, creció en un ambiente de amor hacia causas justas.

“No llegué a Cuba hasta 1969, con la Primera Brigada Venceremos. Regresé en 1972 a trabajar en Radio Habana Cuba y el periódico Granma, tuve una hija de padre cubano y formé, además de la mía, parte de esa familia”.

Deja una respuesta

Top