Estás aquí

Reforestan manglares en Cuba

Por: Idalma Moreno

Los manglares en Cuba ocupan el 5,1% de la superficie terrestre y el 70% de las costas del archipiélago. Se clasifican en en cuatro tipos desde el mar hacia la tierra: el Mangle Rojo, Mangle Prieto, La Llana y el Patabán. Ellos mantienen el equilibrio en la zona costera al impedir el avance de la intrusión salina, evitar la erosión costera y reducir el riesgo de daños que puedan causar los eventos naturales como marejadas, tormentas tropicales y huracanes.  De igual forma, conservan la biodiversidad, al servir de hábitat permanente o temporal a especies importantes, ya sean endémicas, raras, amenazadas o en peligro de extinción.

Las áreas de mayor abundancia de los bosques de mangles en Cuba se localizan en los tramos de Cabo de San Antonio a Bahía Honda y de Península de Hicacos a Bahía de Nuevitas, en la costa norte, y de Cabo Cruz a Casilda y de Bahía de Cochinos a Cayo Francés, en la costa sur.

La reforestación de los manglares se realiza en las zonas más afectadas con el objetivo de lograr el equilibrio en este tipo de ecosistema. Por tal motivo, los especialistas del Parque Nacional Guanahacabibes de conjunto con el Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales (ECOVIDA), organizaron recientemente un taller dirigido a los manglares en la comunidad costera “La Fe”, en el extremo occidental de la isla caribeña.

Lo anterior forma parte del proyecto “Remediación costera comunitaria en las dos naciones más grandes del Caribe insular: Cuba y la República Dominicana”.  Entre los objetivos del taller sobresalen  mostrar la importancia del ecosistema de manglar en un escenario de clima cambiante para las comunidades costeras, así como  capacitar a miembros de la comunidad y a especialistas e investigadores del parque nacional en metodologías de restauración ecológica de manglares. De igual forma la siembra de  600 plántulas de mangle rojo en un área en restauración en la Ensenada de la Fe. Estas acciones medioambientales  se materializan en distintas áreas de la geografía cubana.

Vale señalar que los manglares constituyen una reserva forestal valiosa que proporciona servicios a la costa y sus comunidades, incluidas la captura de nutrientes y las barreras naturales para reducir los efectos de los vientos, las olas durante las tormentas y las mareas que se intensifican con el cambio climático.

En el archipiélago cubano, los manglares están  muy relacionados con otros ecosistemas como los pastos marinos, los arrecifes coralinos, los herbazales y los bosques de ciénaga. Asimismo, con las dunas de arenas que se establecen delante de las lagunas costeras  salobres bordeadas de mangles y con las cuencas hidrográficas. Estas extensas áreas de manglares garantizan importantes funciones ecológicas y servicios ambientales.

En el Sistema Nacional de Áreas Protegidas dentro de los humedales, los manglares y pastos marinos, poseen la mayor representatividad en áreas protegidas de categorías más estrictas. En estos parajes  existen  variados tipos de paisajes con una gran belleza natural.

 

Deja una respuesta

Top