Estás aquí
Inicio » Política

Proyecto Sociocultural Cabildo Quisicuaba: amor en grado superlativo

Por: Valia Marquínez Sam

Basta recorrer las calles para percibir cuán diversos y plurales somos en cada provincia, consejo popular o barrio de la isla antillana. Por esa heterogeneidad, muy marcada en estos tiempos, es que la agenda política y de gobierno en Cuba tiene contemplado el trabajo con cada ciudadano para atender y satisfacer sus necesidades, con énfasis en los más vulnerables.

En esa prestación social se han involucrado también instituciones no gubernamentales sin fines de lucro como la que conocen, hace más de 30 años, vecinos del Consejo Popular “Los Sitios en el municipio de Centro Habana. En la calle Maloja entre Águila y Ángeles nació y tiene sus sedes el Proyecto Sociocultural Cabildo Quisicuaba.

Una institución religiosa cuya obra social tiene historia y sobrepasa las fronteras capitalinas, aunque ha sido en esta barriada y, más recientemente, en el Campamento Agropecuario Quisicuaba, en la provincia de Artemisa donde la labor es, verdaderamente, palpable.

VOCES MÚLTIPLES

Personas beneficiadas y que se han sumado como trabajadores sociales, cuentan que se trata de un proyecto humano, sensible, un ejemplo de lo que significa la unidad de todos los factores del barrio y de cómo, aún en los momentos más difíciles, no se detiene la atención a los seres humanos, especialmente los más necesitados.

Mientras esperaba para recoger los tres alimentos gratuitos del día nos acercamos a Raúl Herrera con la idea de conversar sobre “esta bondad” que le había puesto la vida. “Eso salió por la idea del Doctor en Medicina y en Ciencias Enrique Alemán, al que nosotros cariñosamente llamamos el padrino. Él extendió esto a toda la comunidad y lo ha hecho casi a nivel provincial, es un proyecto que está bien popularizado”

Muy cerca nos escuchaba Juan de la Cruz quien relató “que poco a poco se han ido creando las condiciones en el local para que el personal que nos atiende tuviese las comodidades que ahora tiene”

“Aquí hay gente que son de Centro Habana, del Cerro, del Vedado, de San Miguel del Padrón y de otros municipios lejos”, aporta al diálogo Andrés Jiménez. “Tenemos que agradecer porque con la necesidad que tiene el país, el proyecto nos da todo de gratis. Es verdad que nos acumulamos y es porque cada día hay más gente”

Gran parte de los beneficiados van por la comida, pero otros precisan de los servicios de trabajadores sociales como Gaspar Menéndez quien emplea su triciclo, cada mañana, para hacer “los domicilios. Estoy encantado con las personas que les llevo el alimento porque realmente ellos me estiman, me quieren y quisieran que yo nunca los dejara, nunca los abandonara”

Zoila Niurka Castellón, a la que Cuba conoció en su popular personaje de Bombón en la telenovela “Si me pudieras querer” de 1999, es otra de las trabajadoras sociales del Proyecto Quisicuaba. “Venía una vez al mes y me fui involucrando. Cuando llegó la pandemia y vi todo lo que estaba sucediendo aquí, no solo yo fui volviendo a mi integridad como persona, porque tenía problemas personales, sino vi cuánto se hace en mi país, en un lugar como este en la capital y que mucha gente no lo conocía”

¡OTRA VEZ EL BLOQUEO!

“Quisicuaba hoy cuenta con 31 obras sociales”, relata Octavio Domínguez, jefe de Logística del proyecto. “Estamos radicados en un país que lamentablemente es víctima de un bloqueo que a nosotros también nos afecta, a nuestros comensales los afecta. No obstante, todos los días tenemos un equipo de trabajo que no descansa en función de garantizar lo indispensable para que sus diferentes proyectos puedan seguir avanzando. Por lo demás, Quisicuaba es parte de “Los Sitios” y esa comunidad se integra muy bien con Quisicuaba”

“Por eso es que somos un país y un pueblo tan importante”, dice orgulloso Raúl Herrera. “A pesar de todas las necesidades que tenemos, seguimos ayudando y ayudaremos a todos que necesiten. No tenemos mucho, sin embargo, lo poco que tenemos lo compartimos”

“Mientras yo tenga vida, esté haciendo lo que esté haciendo en cualquier lugar del mundo, yo retorno a este lugar, asegurá Niurka Castellón, esta es una obra imperecedera”

Cuidar de la vida de otros como si fuera la propia es un gesto de amor en grado superlativo. Así es Quisicuaba, un proyecto que armoniza con las aspiraciones globales de desarrollo humano.

Deja una respuesta

Top