Estás aquí

Entrevista a la gloria deportiva Alain Roca (+ Video)

Por: Alicia Cascaret

Alain Roca Borrero es un exvoleibolista cubano y embajador de Havana Club. También es campeón de la Liga Mundial de Voleibol de 1998 y campeón de la Supercopa Mundial de 2001. Esta gloria deportiva fue el invitado de la semana al programa Entrevista, de Cubavisión Internacional.

El entrevistado cuenta al periodista Abdiel Bermúdez Bermúdez sobre sus experiencias en el voleibol y sus actuales proyectos. Sobre su vida como atleta dijo haber disfrutado su desempeño como atacador y pasador. Considera que el atacador es el cerebro del juego, pero disfrutó todo el accionar dentro de la cancha. Para él todo depende de las condiciones del atleta y del entrenador.

Llegó a la selección nacional a los 18 años donde se dio a conocer como atacador y posteriormente Gilberto Herrera lo cambió de posición, para convertirse en pasador del equipo.

Roca reconoció la labor voleibolística de sus antecesores porque marcaron el camino y “de todos ellos aprendimos mucho”. Este exvoleibolista perteneció a la generación que alcanzó los mejores resultados históricos del voleibol masculino cubano.

Alain Roca proviene de una familia deportiva, donde el padre y la madre fueron dos grandes del baloncesto: Juan Roca y Mayté Borrero.

Para él Joel Despaigne es un ícono del voleibol en Cuba y el mundo, y cuenta con toda su admiración. De igual forma consideró al italiano Lorenzo Bernardi en esa disciplina a escala internacional. “Italia siempre fue esa piedra en el camino para impedir que nuestro sueño fuera aún más próspero en materia de resultados y de metales dorados”, señaló.

Hace una evaluación de los elementos que conspiraron para no alcanzar el máximo resultado en el equipo cubano. No obstante, “se lograron resultados sin precedentes”, dice.

Al referirse a los aportes del profesionalismo para un atleta (el voleibol fue el primer deporte que incursionó en ligas profesionales), expresó: “al jugar durante todo el año al más alto nivel era, es y seguirá siendo el mejor camino para desarrollarse uno como profesional”.

En el 2001 un grupo de atletas tomaron la decisión de buscar crecimiento profesional fuera del país. Alain fue uno de los que no desertó del equipo cubano de voleibol. Recuerda esos momentos y la forma en que fueron juzgados desde todos los puntos de vista. “Creo que servimos de ejemplo para otras cosas que vinieron luego”.

Como atleta de la Federación Internacional se inserta en diferentes ligas del mundo. “Todo esto trajo una multiculturalidad global, importante porque eso ha tallado mi personalidad, mi perspectiva de la vida”, dice.

Roca se retiró del deporte activo en el año 2014.

Sobre su desempeño como embajador de Havana Club indicó: “hallo belleza en lo que hago, y soy embajador de la cultura cubana. Siento una devoción por el arte del habano, por el arte del ron ligero cubano, no por gusto se proclamó el saber de nuestros maestros roneros como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, algo extraordinario”.

Aseguró que, por los matices de Havana Club, por lo que trasmite desde el punto de vista sensorial, se siente identificado con la bebida. De ahí los nexos estrechos. “Es por eso que defiendo la marca, porque forma parte de la identidad, siempre invitando a las personas a beber con responsabilidad”.

Dentro de sus responsabilidades como embajador de Havana Club y Habanos tiene que conocer la historia y los procesos de elaboración, pero acompañado de la imagen, la cultura, la clase y todos los procesos, enfatizó Roca.

Como enólogo crean un coctel llamado Don Roca y explica cómo surge la idea y su lanzamiento oficial con base en el Havana Club. La decoración de esa bebida o trago, asegura, fue diseñada para acompañarse por un habano.

Roca ha estado vinculado a proyectos sociales, culturales y deportivos. Para él el más reciente, el último, ha sido ayudar a mejorar la infraestructura del deporte en Cuba.

Sobre La publicidad señaló: “es la industria de la publicidad la que permite que el deporte crezca, que ofrezca un espectáculo de calidad. Porque si se lograra una ley supranacional de publicidad ayudaría a legislar los incentivos fiscales que se generen a través de esta herramienta, captaríamos inversiones extranjeras en ese sentido…A partir de esos ingresos que se obtienen nosotros podríamos utilizarlos para la mejoría de toda la infraestructura. La publicidad no va en detrimento de los códigos morales del deporte”. Y agregó que no por gusto las grandes marcas del mundo tienen cada vez más interés en invertir en el deporte.

Al final del encuentro, Roca dijo extrañar una cancha de voleibol, ver deporte de calidad, apreciar la euforia de los conciudadanos y sentir su amor y apoyo. “Nuestro equipo fue un fenómeno cultural en la década de los 90. Debe esperar un futuro mejor a las nuevas generaciones, porque esa es nuestra función. Hemos venido a esta vida a dejar un mundo mejor que el que hemos encontrado”, dijo.

YouTube video

Deja una respuesta

Top