Estás aquí

El panorama se muestra esperanzador, pero todavía es un gran incendio

En conferencia de prensa ofrecida en la mañana de este martes, el Teniente Coronel Alexander Ávalos Jorge, segundo jefe del Departamento Nacional de Extinción del Cuerpo de Bomberos de Cuba, señaló que se realizan acciones ofensivas y defensivas para apagar las llamas.

Se pretende proteger, principalmente, la unidad de la terminal 320 de productos claros, el grupo electrógeno (que ya combustionó) y los cuatro tanques restantes de 50 000 metros cúbicos, que es el lugar más peligroso, por la capacidad y el volumen que tienen.

«Nos mantenemos sin problemas con el flujo de las sustancias extintoras. Entró en línea la bomba de alta presión, con la que trabajamos en conjunto con los compañeros de México y Venezuela. Nos llegaron dos bombas más de México, de 500 galones cada una, y contamos con los medios y fuerzas suficientes para poder defender todas las áreas que estaban comprometidas con la posibilidad de que se propagara el incendio», explicó Ávalos Jorge, quien aseguró, además, que todos los compañeros están comprometidos con la tarea y se realiza con efectividad el relevo de los bomberos.

 

Aunque el panorama se muestra más esperanzador que en días anteriores, todavía es un gran incendio y el principal objetivo es enfriarlo. «No podemos observar el estado de los cuatro tanques de la batería, desde el 49 hasta el 52, pero consideramos que están deteriorados. Por ahora, la extinción se centra fundamentalmente en el combustible que se derramó y continúa esparcido en todas las áreas de la terminal de tanques», aseguró el Teniente Coronel.

También dijo que el cuerpo de bomberos se ha mantenido en contacto con la defensa civil, por si es necesario realizar alguna evacuación a los pobladores, aunque no existe riesgo en el lugar, ni en la termoeléctrica Antonio Guiteras. 

Deja una respuesta

Top