Estás aquí
Inicio » Culturales

Ballet Nacional de Cuba: privilegio de la Mayor de las Antillas

por Valia Marquínez Sam

El Ballet Nacional de Cuba, bajo la dirección de Viengsay Valdés, arriba HOY a su aniversario 75. Los fundadores de la escuela cubana de ballet erigieron una obra hermosa y sólida que inspira a las actuales y futuras generaciones de bailarines y hace de Cuba un pueblo privilegiado con la magia de la danza.

LEYENDA

El 28 de octubre de 1948 la Mayor de las Antillas fue colocada para siempre en el mapa mundial de la danza. En esa fecha nació el Ballet Alicia Alonso, raíz del actual Ballet Nacional de Cuba (BNC). Desde entonces hasta hoy, por sus filas han pasado bailarinas excepcionales, la más excelsa, la Prima ballerina assoluta Alicia Alonso.

Una mujer que se adelantó 20 años el dominio de la técnica, resalta Miguel Cabrera García, Historiador del BNC, conquistó los máximos escenarios, fue triunfadora y nunca admitió cambiarse su apellido ni negar su cubanía

También están las nombradas cuatro joyas del Ballet: Josefina Méndez, Loipa Araujo, Mirta Plá y Aurora Bosch, quienes hicieron época y dieron paso a muchas otras que han brillado con luz propia, como la primera bailarina y directora general de la compañía Viengsay Valdés.

Fue de la mano de Alberto, Fernando y Alicia Alonso que el disfrute de esta expresión artística dejó de ser un privilegio de minorías, para llegar a los más insospechados escenarios del país y del mundo y fundar una academia donde hombres y mujeres marcan el paso, con un sello particular.

PATRIMONIO

Si de un patrimonio cultural se enorgullece esta isla, ese es el Ballet Nacional de Cuba y su repertorio. Una institución que ha sido escuela, paradigma e inspiración para muchas otras artes como la literatura y la fotografía.

A 75 años del milagro, el ballet cubano conserva su lozanía pues como ha expresado la primera bailarina y su directora general “cada generación, cada época ha sido fructífera y ha tenido su momento de auge y de elogio. Esta es una compañía que avanza, en la que hay que trabajar mucho porque quiero que continúe”

Este 28 de octubre el ballet celebra sus siete décadas y media y también lo hacen sus públicos quienes han vivido una gran temporada de presentaciones en la sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba. “Es nuestro deber seguir difundiéndolo, sensibilizando a los públicos y atrayéndolos hacia nosotros para que nos acompañen” concluyó la primera ballerina

Virtuosismo, inspiración, sensualidad, elegancia y talento distinguen la labor del Ballet Nacional de Cuba, que ha logrado una fisonomía propia, con la esencia de la Cultura Nacional.

 

Deja una respuesta

Top