Estás aquí
Inicio > Economía > Producen en Holguín equipos para el programa arrocero cubano

Producen en Holguín equipos para el programa arrocero cubano

Entre sus novedades tecnológicas destacan su funcionamiento mediante sistemas hidrostáticos, lo cual es posible por la instalación de un motor de combustión interna que hace factible el funcionamiento de una serie de motores hidráulicos.

Considerados una novedad en el sector industrial nacional dedicado a la fabricación de implementos y equipos agrícolas, los transportadores autopropulsados para el cultivo del arroz, con capacidad de siete toneladas, pronto serán parte de las entidades que producen ese cereal en el país.

Ensamblan las primeras diez unidades de la serie cero

En la UEB Fábrica de Implementos Agrícolas 26 de Julio, perteneciente a la Empresa Mecánica Holguín, transcurre el ensamble de las primeras diez unidades de la Serie Cero, que tiene su antecedente en un prototipo creado por especialistas cubanos, quienes han contado con el concurso de una empresa de la República Popular China.

Para concretar el proceso productivo se emplea un 60 % de componentes importados, entre ellos los motores, las bombas y elementos de rodaje, mientras que el resto se fabrica y diseña en la entidad ensambladora, destacándose las estructuras metálicas correspondientes al chasis, los tanques, plataformas de soporte de motores y partes de las esteras.

El ingeniero Julio Gallego Torres explicó que se trata de un medio único, ideal para las labores en condiciones de alta humedad, como es el caso de Cuba, donde no son operativos equipos de igual uso diseñados para ser remolcados.

Funcionamiento mediante sistemas hidrostáticos

De sus novedades tecnológicas destacó su funcionamiento mediante sistemas hidrostáticos, lo cual es posible por la instalación de un motor de combustión interna que hace factible el funcionamiento de una serie de motores hidráulicos.

«Son máquinas diseñadas para incrementar la productividad. Recibirán el arroz de las cosechadoras de gran porte y lo llevarán hasta los vehículos que esperan al lado de los campos. Así las cosechadoras evitan las paradas de los cortes, que ocurren cuando son ellas las que entregan directamente a los vehículos», detalló.

El aporte sistemático de la «26 de Julio» al programa se aprecia también en la entrega de lotes de transportes autopropulsados con capacidad de 3,5 toneladas, arados y gradas destinados a la preparación de tierras y el cultivo, además de carretas de diverso uso.

Deja una respuesta

Top