Estás aquí

Entrevista a la Doctora Marta Ayala: El CIGB a 37 años de su fundación

Científicos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología cuentan con un diseño de vacuna que pudiera utilizarse contra el nuevo coronavirus Sars-CoV-2 causante de la COVID-19.

Por: Alicia Cascaret

Con un recuento de lo que es a 37 años de su fundación el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) comenzó el programa Entrevista con la directora general de ese centro científico, quien junto a Valia Marquinez nos acompaña durante 27 minutos.

El 1 de julio de 1986, Fidel Castro inauguró el CIGB, desde entonces acá se ha creado la vacuna Abdala y el candidato vacunal Mambisa, y otros medicamentos de gran eficacia humana, lo cual convierte a este centro en referente nacional.

Desde inicio de los 80 se pensó que el Interferón podía ser una herramienta terapéutica para curar prácticamente todos los tipos de cáncer.

“La producción de Interferón es lo que da paso a que comience a materializarse la idea de la cosntrucción del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología”, dice Ayala.

El centro a lo largo de su historia ha estado muy enfocado en las priodidades de salud en Cuba, como la obtención de vacunas recombinantes contra la hepatitis B, la Influenza, la Pentavalente, entre otras, destaca la científica.

Hace alusión a la colaboración con otros centros de investigación de Cuba y de otros países.

La directora pondera la posibilidad de poder tener vacunas que combatan diferentes antígenos “Las vacunas contra la hepatitis B, la Haemophilus Influenzae tipo B y la Pentavalente han sido hitos importantes en el desarrollo de la biotecnología”.

A 37 años de creado el centro, la doctora Ayala hace un recuento de las diferentes investigaciones científicas y lo alcanzado en esos ensayos clínicos.

Recuerda con agrado las palabras de Fidel Castro en la inauguración del centro, quien profetizó que en el futuro se seguirán produciendo medicamentos para el tratamiento de enfermedades del hombre. “El Hiberferón, registrado desde el 2015 para el uso de cáncer de piel no melanoma, es una combinación novedosa de los interferones Alfa y Gamma” dijo Ayala.

Habló de los diferentes trabajos que realizan en la actualidad y destacó el relacionado con los donantes de sangre: el Factor de Transferencia; así como el Heberprot y agregó que también cuentan con productos en el área agropecuaria.

Ayala mencionó que el Heberprot hoy sigue siendo una alternativa única y tiene una efectividad del 81 por ciento para evitar amputaciones de la pierna tratada y evitar que surja otra úlcera.

En otro momento del diálogo, la directora general del CIGB se refirió al protagonismo de la institución durante la pandemia de Covid 19. Expresó que con la globalización y los intensos inercambios, cualquier afección a escala mundial puede extenderse rápidamente, como ocurrió con el Sars cov 2.

“Hoy tenemos más de 54 proyectos de investigación en curso, más de 30 están dedicados a la salud humana, sobre todo a los principales problemas de salud de Cuba”, señaló.

La doctora Ayala dijo que tenían la capacidad para enfrentar la pandemia. Desde el punto de vista humano contaban con el personal científico para luchar contra la enfermedad. Se refirió a la empresa mixta con China y el uso del Interferón como parte de la atención a las personas positivas con el Sars cov 2, así como las diferentes herramientas terapéuticas para combatir la enfermedad.

La científica habló de los ingentes esfuerzos realizados por todo el personal médico, y ya en marzo de 2020 estaban utilizando un Interferon nasal –nasalferon-.

Mencionó la colaboración existente con el BIOCEN, donde la forma terminada se realiza en ese centro, con los cuales tienen una buena relación de trabajo desde hace muchos años. Abordó también la utilización de Jusvinza en pacientes en cuidados intensivos, que dio como resultado un 80 por ciento de sobrevida en pacientes graves.

“El CIGB fue uno de los primeros centros fuera de las instituciones de salud que organizó un laboratorio de Biología Molecular para formar parte de la red de diagnósticos”, añadió Ayala. Y destacó el papel desempeñado por el centro CIGB de Sancti Spíritus en el desarrollo de reactivos biológicos y proteínas.

“Yo siempre digo que la heroicidad es un bien colectivo. Hay personas que les tocará conducir. Este colectivo CIGB es de un gran arraigo, de un gran sentido de pertenencia y con la Covid se puso al máximo”.

Destacó el desempeño de todos los profesores y el de los jóvenes recién incorporados al colectivo. “Todos entendieron la misión de que estábamos luchando contra la muerte”.

Encausaron todas las ideas y en un corto lazo pudieron lograr la vacuna Abdala y avanzar con el candidato vacunal Mambisa.

La doctora abordó el impacto de Abdala. “Nos dio muchas alegrías, pero también mucho estrés”. Se comprobó su eficacia el 21 de junio. La primera vacuna 100% latinoamericana que se le dio el autorizo de uso de emergencia y se decidió vacunar a las embarazadas, ya estaba circulando el Delta”, agregó.

La vacunación en las embarazadas con Abdala paró el problema que teníamos con la infección y las muertes. Aseguró la inmunidad de las embarazadas se trasladaba a los niños que iban naciendo.

Abdala está autorizada, tiene registro sanitario desde el 19 de mayo de 2023 para vacunar niños o población, a partir de los 2 años de edad. Abdala y Soberana cerraban con broche de oro la protección de la población cubana ante esta terrible epidemia.

Para la doctora, Abdala aún es posible con quistar más soberanía tecnológica por los resultados logrados hasta el momento. Durante la pandemia de covid 19 se demostró cuán importante es la soberanía tecnológica.

Deja una respuesta

Top