Estás aquí

Entrevista a Julio Tejas: Preservar las conquistas en el campo de la salud (Segunda Parte)

Por: Alicia Cascaret

La propuesta de esta semana del programa Entrevista, de Cubavisión Internacional, es la segunda parte de la entrevista al Doctor en Ciencias Julio Teja Pérez, Máster en Salud y Desastres, Investigador Auxiliar, exministro de Salud Pública, fundador del Partido Comunista de Cuba y miembro efectivo del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

La periodista Yoanna Cervera se interesa por conocer por qué califica los años entre el 90 y el 95 en su libro como «uno de los momentos más traumáticos».

El entrevistado se refiere a la caída del campo socialista  y la convocatoria del líder de la Revolución de resistir y preservar las conquistas en el campo de la salud «para ello ya contábamos con una fortaleza en el país», señala.

Ya se tenía suficientes médicos, hospitales, estaban los centros de investigación y ya existía el médico de la familia en todo el país, lo cual permitía que las acciones de salud se pudieran desarrollar en todo el territorio nacional. También se había desarrollado la industria farmacéutica. No se dependía de las importaciones totalmente, pues parte de la tecnología médica se realizaba en el país abaratando los costos y la base hospitalaria tenía un gran nivel.

«Se buscaron formas alternativas para solventar dolencias y afecciones de salud y surgieron una gran antidad de inciativas en cuanto a los medicamentos, tarea realizada  en conjunto con otros organismos o instituciones. Se aplicó lo que comúnmente se llamó el tarjetón, que incluía los medicamentos controlados para aquellas personas con determinadas dolencias».

Al referirse a los indicadores de salud del año 80 en comparación con los de la década subsiguiente, que fueron superiores, señaló: «Eso demuestra la visión de la realidad y el plan de la potencia médica como fortaleza para lograrlo: teníamos más instituciones de salud, nuestros médicos estaban mejor preparados, teníamos especialistas a nivel de las unidades y salas de terapia intensiva en todas las unidades del sistema. La población cooperaba con las instituciones hospitalarias en la higiene y los Médicos sin Fronteras, Pastores por la Paz y la Organización Panamericana de la Salud comenzaron a suministrar recursos de los cuales carecíamos. No se deterioraron los indicadores de salud».

Teja Pérez destacó la preocupación de todos por que no se deterioraran esos indicadores. En cuanto a la higiene y epidemiología, señaló que los vectores y las enfermedades trasmisibles se controlaron en esa etapa, porque se logró la vigilancia epidemiológica en todo el país, algo que se mantuvo hasta la fecha con la pandemia de covid-19. En eso contribuyó mucho el Polo Científico.

Al referirse a la cooperación y las relaciones de Cuba con los países del mundo, el Máster en Salud y Desastres indicó: «En la medida en que Cuba iba avanzando como una potencia médica, con un alto desarrollo en las Ciencias Médicas, los países estaban conscientes de que aquí había un alto nivel y ellos no podían contar con esos recursos. Hacían solicitudes de ayuda ante determinada situación sanitaria y la política de nuestro siatema revolucionario era siempre prestar ayuda donde se requiera».

Teja Pérez se refirió también a la visita del cardenal Angelini, quien estaba interesado en conocer nuestro sistema de salud y el nivel alcanzado en la atención médica. «Él nos habló de una clínica a nivel del Vaticano que atendía a las máximas figuras del Vaticano, tanto a su Santidad como a los Cardenales y Obispos y que además atendían a figuras de otros Estados. En ese momento nosotros estábamos enviando profesores, directores de hospitales y especialistas a buscar experiencias en países de alto desarrollo. Y le dijimos a Angelini que nos gustaría asistir a la clínica del  Vaticano preguntamos y la posibilidad de que pudieran mandar aquí a algún personal y dijo que sí era posible», recuerda.

El doctor comenta que le planteó esa posibilidad al Comandante Fidel Castro a quien le resultó muy interesante y le dieron la misión de ir al Vaticano y entrevistarse con su Santidad el Papa y ser portador de un mensaje verbal de Fidel. «Ahí me cayó un nerviosismo terrible».

Cuenta que en el vuelo estuvo despierto, «porque uno tiene sentido de la responsabilidad». «Para mí eso era de lo más sagrado y equivocarme en alguna cosa podía generar un mal entendido. Fue una entrevista privada. Lo primero que me preguntó su Santidad fue cómo estaba la salud del Comandante Fidel. Entonces le dije que aquello era muy distinto, que traía un mensaje verbal de Fidel. Su Santidad agradeció y luego estuvo aquí en Cuba. Supongo que algo de eso tuvo que ver con la visita», recuerda.

Retomando el tema del libro (con prólogo de Roberto  Morales Ojeda), explica que la obra tiene como objetivo reflejar la impronta del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el sistema de salud en Cuba y cuenta con 38 testimonios.

«Solicitamos la colaboración de viceministros, jefes de grupos nacionales, de sociedades científicas, de científicos, personas con aval de expertos y que habían tenido participación en todas las actividades que  marcaron los momentos de esa historia. Esas entrevistas contienen los criterios y  aportes de los protagonistas de esta gesta. Los protagonistas eran Fidel, el Ministerio de Salud Pública, nosotros y también ellos que tuvieron llevar a cabo todas esas actividades», aseguró Teja Pérez.

YouTube video

Deja una respuesta

Top