Estás aquí

¿Cuba más cerca del tratamiento para el Alzheimer?

 

Por: Rosy Amaro

Perder la capacidad de recordar momentos vividos, olvidar el rostro de los hijos o el cumpleaños de los amigos son algunos de los primeros síntomas oscuros de la Enfermedad de Alzheimer. La Dra.C. Chryslaine Rodríguez-Tanty en el Centro de Neurociencias de Cuba busca maneras de diagnosticar a tiempo ese mal diabólico. A su objetivo diario le ha puesto nombre: Amylovis.

¿Por qué Amylovis?

Su laboratorio, cuasi laberinto, solo tiene espacio para probetas, tubos de ensayo y sustancias químicas. Los pliegues de su piel dibujan décadas de mucho bregar. Su timidez inicial se percibe porque nos acercamos con cámaras, y prefiere seguir en su faena. Sin embargo, la convencimos: la ciencia necesita de la comunicación para compartir la felicidad de los avances.

“El nombre de Amylovis fue una idea del Dr.C. Peter Valdez y tiene que ver con las placas amiloideas”, soltó de sopetón Rodríguez-Tanty, como quien narra la aventura entre madre y padre para escoger el nombre del bebé por nacer.

Son alrededor de 253 compuestos que diseñamos en un momento y después tuvimos la gran fortuna de hacerle estudios de Bioinformática, para escoger los compuestos que pudieran tener más actividad o ser más afines. A raíz de eso seleccionamos diez y después dimos a la tarea de sintetizarlos, nos apunta la líder del proyecto de investigación.

La soledad es solo a ratos para la doctora Chryslaine porque necesita de concentración para procesar los datos. En el empeño por lograr la prueba de Amylovis en seres humanos labora diariamente junto a ella un equipo multidisciplinario.

¿En qué fase se encuentra la investigación?

No es de andar con rodeos, pero trabaja con roedores para buscar una palabra mágica: eficacia. Eso nos cuenta el Dr.C. Roberto Menéndez, Investigador Principal del Proyecto Amylovis, quien asegura que se ha avanzado mucho en las pruebas farmacológicas, donde en la parte pequeña se utilizan animales de experimentación. Se les induce la patología y se prueba la sustancia candidato en diferentes concentraciones para ver si mejora, obviamente, con modelos establecidos. O sea a qué dosis el compuesto cura al animal o mejora al animal, algo que podría pasar en el humano en un futuro.

Del lado de los más jóvenes, también muestra sus avances el Dr.C. Alberto Bencomo Martínez, Investigador Auxiliar. Apenas egresó de la universidad, comenzó a formar parte del equipo de científicos del CNEURO. Luego de estudios de Maestría y Doctorado, continúa el proceso de aprendizaje al lado de consagrados como Chryslaine y Roberto.

“El proyecto necesitaba de una persona que se encargara de las predicciones moleculares, de las simulaciones y me tocó aprender una nueva carrera digámoslo así. Fui aprendiendo las técnicas que se utilizan para este tipo de simulaciones y actualmente estamos trabajando en un cuarto blanco terapéutico”, comenta sobre todo lo que debió incorporar a su trabajo para aportar a Amylovis.

La esperanza para una vejez sin Alzheimer

Sin dudas el envejecimiento poblacional constituye un desafío para los científicos cubanos. Esta comunidad en particular tiene proyectos encaminados a mejorar la calidad de vida para las personas que rebasan los 60 años de edad, y que a su vez son los más propensos a padecer la Enfermedad de Alzheimer.

Hasta septiembre de 2022, en Cuba habían sido diagnosticadas 160 mil personas con demencias y se estima que para 2030 el número de pacientes en el mundo con esta enfermedad se eleve a 65 millones de ellas, más de 4 millones en América Latina y el Caribe.

El equipo de científicos asegura que para el Centro de Neurociencia de Cuba es una tarea de mucha seriedad y no ha sido ajena a todos los problemas económicos que existen en Cuba para poder cumplir objetivos, conseguir los animales para los ensayos clínicos, entre otros contratiempos.

Pero ante los desafíos…

Chryslaine: Solos no hubiéramos podido. Agradecemos mucho la colaboración de otros centros de  investigación tanto nacionales como extranjeros que ayudan a la validación de Amylovis.

Alberto: Quizás no logremos eliminar la enfermedad pero sí retardar los síntomas y los padecimientos que son realmente muy críticos en el enfermo.

Roberto: Se ha demostrado en los experimentos en animales que efectivamente reducen este marcador de enfermedad. Por supuesto, yo tengo mucha esperanza…

En ellos, todos ponemos nuestra esperanza

Deja una respuesta

Top