Estás aquí
Inicio > COVID-19 > Convocan al Consejo de Ministros a un ejercicio de pensamiento innovador

Convocan al Consejo de Ministros a un ejercicio de pensamiento innovador

Al encabezar la reunión del máximo órgano del Gobierno cubano, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, señaló que el objetivo tiene que ser llegar a la transformación productiva que necesita el país en estos momentos.

El Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, convocó a los miembros del Consejo de Ministros a «un profundo ejercicio de pensamiento innovador, que nos conduzca a una estrategia real de enfrentamiento a la crisis mundial generada por la pandemia de la COVID-19».

Al encabezar la reunión del máximo órgano del Gobierno cubano, conducida por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, el mandatario señaló que el objetivo tiene que ser «llegar a la transformación productiva que necesita el país en estos momentos, que garantice procesos con más eficiencia, productividad, utilidad e ingresos, que satisfaga las demandas internas, que nos dé posibilidades de exportación y que, además, propicie bienestar, desarrollo y prosperidad». Estas cuestiones, subrayó, están en correspondencia con los acuerdos de los congresos del Partido.

Díaz-Canel consideró que los resultados económicos que se obtengan respaldarán «las conquistas de la Revolución y la obra de justicia social que ella ha desarrollado». El tema no es solo defenderlas y mantenerlas, precisó, sino perfeccionarlas.

Acerca de la estrategia que en estos momentos se elabora para la recuperación del país y el enfrentamiento a la crisis mundial generada por la pandemia, la cual será presentada para su aprobación próximamente, el Jefe de Estado señaló que «nos tiene que llevar a una implementación más firme, más segura y más rápida de todo lo que está previsto en la Conceptualización del Modelo Económico y Social y en los Lineamientos».

Para lograrlo, dijo, tenemos que eliminar trabas y concretar cuestiones ya planteadas en políticas y que no están totalmente implementadas, «cambiando un grupo de maneras de operar, de actuar y de dirigir, sobre todo la economía».

El Presidente comentó que «si a algo tenemos que ponerle todo el pensamiento y llevarlo a una concepción distinta a lo que hemos venido haciendo, es a la producción de alimentos». Que los actores económicos que participan en ella, lo hagan sin obstáculos, para depender cada vez menos de la importación.

Entre otros asuntos, Díaz-Canel habló de perfeccionar las instituciones y los procesos. Tenemos instituciones, dijo, que no pueden seguir funcionando como hasta ahora, que se tienen que actualizar, modernizar y facilitar la gestión, porque forman parte de cadenas y no pueden entorpecer.

El ejercicio de pensamiento al que estoy convocando, aclaró, no es más de lo mismo. Tenemos que cuestionarlo y revisarlo todo, reiteró. Solo de ese cuestionamiento riguroso va a salir lo que hemos venido haciendo bien, lo que se debe mantener y lo que hay que mejorar.

En todas las propuestas que se hagan, especificó, no podemos olvidar las medidas que se han implementado en el país durante el último año; tampoco los conceptos de ahorro, el desarrollo de las fuentes renovables de energía, el proceso de informatización de la sociedad, el trabajo a distancia, y la lucha permanente contra la corrupción y las ilegalidades.

Particularmente sobre el diseño de la etapa de recuperación, Díaz-Canel apuntó que debe incluir tres objetivos fundamentales: cómo se regresa a la nueva normalidad; cómo evitamos un rebrote o lo enfrentamos en caso de suceder, y cómo reducimos los riesgos y vulnerabilidades a consecuencia del nuevo coronavirus.

En el paso hacia esa fase post COVID-19, el Presidente enumeró cuestiones como el incremento gradual y asimétrico de las actividades; la habilitación en el menor tiempo posible de procesos productivos y de servicios; el mantenimiento del distanciamiento físico, incluso en la nueva normalidad; las medidas diferenciadas con los sectores vulnerables de la población cubana, y las decisiones que deberán tomarse durante el verano, para evitar un repunte de la enfermedad.

Enfatizó, igualmente, en la importancia de seguir las investigaciones que lleven a la vacuna cubana contra la COVID-19.

PORMENORES DE LA AGENDA

Como siempre sucede en las sesiones del Consejo de Ministros –donde participan también el Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, José Ramón Machado Ventura; el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández, y el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa– la agenda incluyó varios aspectos de la vida económica y social de la nación.

En ese sentido, el viceprimer ministro, Alejandro Gil Fernández, se refirió al comportamiento de la economía nacional en el mes de abril, impactado también por los efectos de la pandemia.

En este difícil contexto para el mundo entero, decrecieron las exportaciones y las importaciones que realiza el país, con la consiguiente afectación económica.

Entre otros temas, informó sobre la aprobación de dos nuevas empresas mixtas: la primera para la construcción de una bioeléctrica en Jobabo, Las Tunas, y la segunda destinada a la minería en la Isla de la Juventud.

«Ello demuestra que el país sigue avanzando en medio de esta situación, en el fomento y desarrollo de la inversión extranjera, lo cual forma parte importante también de la estrategia que estamos preparando para la recuperación».

Gil Fernández se refirió al plan de construcción de viviendas, mediante el cual hasta abril se habían construido 13 958 hogares, que representan el 34 % de lo planificado para todo el año. Destacó la prioridad de este programa y que, en el ajuste que se realizó al Plan de la Economía, no se renunció a su cumplimiento.

Al abordar el programa alimentario, señaló la importancia de incrementar la producción nacional de arroz, sobre todo en este difícil contexto del mercado internacional. Por otro lado, se ha podido respaldar la entrega de frijoles a la canasta familiar normada y se cumplió con el plan de producción de huevos para el mes, aunque muy lejos de satisfacer las demandas de la población.

Sobre los portadores energéticos, explicó que el consumo eléctrico en el mes estuvo por encima de lo planificado, por lo cual se tuvieron que arreciar las medidas de ahorro, y en mayo, agregó el viceprimer ministro, la situación mejoró.

En ese escenario, dijo, se concluyó el bloque energético de la bioeléctrica Ciro Redondo, que comenzó la generación como parte del proceso de puesta en marcha y entregó 8,929.8 megawatt hora al Sistema Electroenergético Nacional. «Esta es una inversión sumamente importante para el país y forma parte del impulso que se está dando a las fuentes renovables de energía».

Gil Fernández consideró, finalmente, que «lo más importante es que estamos trabajando en la preparación del país para la recuperación y la estrategia económica y social para enfrentar la crisis mundial provocada por la covid-19. Eso constituye en estos momentos la tarea principal», afirmó.

En otro punto de la reunión, el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, presentó una actualización sobre la situación epidemiológica del país y las acciones para lograr su sostenibilidad, en medio de la batalla contra la covid-19.

Durante más de dos meses, recordó el titular, hemos estado enfrentando la transmisión localizada del nuevo coronavirus. En estos momentos tenemos un comportamiento más favorable, el cual debe mantenerse de esa manera si cumplimos con las medidas que se han ido tomando, aseguró.

Deja una respuesta

Top