Estás aquí
Inicio > Destacadas > Denuncian silencio cómplice de EE.UU. sobre ataque a embajada en Washington

Denuncian silencio cómplice de EE.UU. sobre ataque a embajada en Washington

El 30 de abril un hombre armado disparó contra la sede diplomática causando daños materiales. ¨Es una obligación de todos los Estados adoptar las medidas adecuadas para proteger a las legaciones diplomáticas en su territorio contra todo tipo de daño o que se atente contra su dignidad¨, exigió ese día el jefe de la diplomacia cubana.

El Canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, ofrece hoy declaraciones a la prensa sobre el ataque terrorista a la Embajada de Cuba en Washington, Estados Unidos, perpetrado por el ciudadano Alexander Alazo, en horas de la madrugada del pasado jueves 30 de abril del 2020, cuando disparó un arma de fuego contra el edificio de la misión diplomática cubana.

Rodríguez Parrilla expresó que el autor, de origen cubano, vive en Estados Unidos desde el 2010. Reconoció la reacción rápida de la policía y el Servicio Secreto ante el atentado, pero el Departamento de Estado demoró en contactar con las autoridades cubanas para informar sobre la investigación del hecho y se han dedicado a silenciar este acto terrorista ante el mundo.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba denunció el silencio cómplice del Gobierno estadounidense ante este hecho. Relató los hechos apoyado en las imágenes de seguridad de la sede de la diplomacia cubana, y destacó que el autor del crimen confesó que actuó con intención de matar.

Es necesario preguntar al Gobierno de Estados Unidos cuáles son sus motivaciones para mantener silenciado el hecho, alejarlo de la palestra pública, callar un acto terrorista contra nuestro país y no denunciar como los obliga la ley, un hecho como este.

Se sabe que Alazo planificó el atentado con suficiente antelación, que visitó el lugar de los hechos unas dos semanas antes del ataque para sondearlo, se perpetró un acto de violencia contra la Embajada cubana, deshonró la bandera de nuestro país, se refugió en la bandera americana y no ofreció resistencia al arresto realizado por los agentes de ese país.

La esposa de este individuo lo visitó en una institución mental, donde este experimentaba supuestos delirios de persecución.

Debo decir, agregó el Ministro, que se aprecia negligencia en la gestión el gobierno estadounidense ante tal hecho. El autor tenía permiso para portar armas, obtuvo una pistola y un fusil y dos semanas antes hizo una exploración in situ del lugar de los hechos.

El gobierno de Estados Unidos no realizó la investigación pertinente para detener este ataque antes de que ocurriera.

En el auto del perpetrador se encontró cocaína, y según declaró su esposa han vivido en el auto. ¿Cómo pudo permitir el gobierno estadounidense, disponiendo de todos los antecedentes, que esta persona actuara de la forma en que lo hizo con la intención de matar?.

El Canciller cubano insistió al gobierno norteamericano a realizar una investigación exhaustiva para determinar de donde salió el dinero para financiar el hecho.

Asimismo, comentó que Alazo durante su tiempo en Cuba se dedicó a la vida religiosa como pastor, se casó con una mexicana y vivó en México varios años, durante los cuales visitó nuestro país en varias ocasiones, por lo que mantenía una relación cordial con Cuba hasta su última visita en el año 2015. El señor Alazo Baró nunca tuvo ni ha tenido un problema en Cuba, acotó.

Igualmente, destacó su relación con Leandro Pérez, un ciudadano que constantemente utiliza las redes para promover ayuda al terrorismo contra Cuba, llama a atacar con drones la ciudad de La Habana y mantiene vínculos con terroristas anticubanos.

Alazo mantiene vínculos con los perpetradores detrás del ataque a los bustos del Héroe Nacional José Martí hace algunos meses.

Es obligación del gobierno estadounidense investigar a todos estos contactos, que papel pueden haber ejercido estos individuos mencionados ante el hecho que hoy se denuncia.

El silencio de ese gobierno es sospechoso sabiendo el control que mantienen sobre este tipo de hechos. Es deplorable que el Secretario de Estado mantenga silencio ante el ataque terrorista mientras dedica ataques diarios contra las misiones médicas cubanas y contra nuestro país.

El gobierno de Estados Unidos ejerce un ilegal bloqueo genocida contra Cuba y considera aceptable agredir a las familias cubanas, crea espacio para este tipo de actos terroristas y es directamente responsable por estos actos de violencia contra Cuba.

Existe evidencia de la participación de funcionarios estadounidenses en los actos de violencia contra los médicos cubanos durante el golpe de Estado en Bolivia, existen fotos, hay evidencia, agregó Rodríguez Parrilla.

Si hubo odio en la acción de Alazo Baró se puede afirmar que es producto de los actos incitadores de la violencia contra Cuba que promueve los Estados Unidos y la contrarrevolución de Miami.
Veamos si el Gobierno de ese país investiga y justifica las relaciones de Alazo con los terroristas anticubanos y cómo responde ante estos hechos.

Puedo mencionar, además, cómo personas que anteriormente han realizado actos de hostigamiento hacia la embajada cubana, se acercaron a tomar fotos horas después de que se perpetrara el hecho.

El Canciller cubano, otra vez, llamó al Secretario de Estado a responder con una investigación exhaustiva y precisa estos actos terroristas.

El gobierno estadounidense no se ha pronunciado para condenar este acto terrorista perpetrado contra una Embajada en suelo de ese país.

Deja una respuesta

Top